Iconos cabecera

Destacamos

  • Al Aeropuerto y tren en bus Al Aeropuerto y tren en bus
    Horarios bus Aeropuerto Reus y estación tren AVE

El consejero de Territorio y Sostenibilidad presenta la hoja de ruta para que la bicicleta sea protagonista de una movilidad más amable, sostenible y segura (27/11/2019)

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, reivindicó hoy el papel relevante que debe jugar la bicicleta en la transformación hacia una movilidad más sostenible, amable y segura. "La bicicleta debe jugar un rol en el diseño de la movilidad del futuro, que debe ser una movilidad descarbonizada", afirmó, durante la presentación de la Estrategia Catalana de la Bicicleta que, bajo el lema Hazle lugar a la bici, ha aprobado el Gobierno recientemente. El documento se basa en las jornadas participativas y las sesiones de trabajo llevadas a cabo en el marco de la Mesa de la Bicicleta desde el año 2018, conjuntamente con los agentes e instituciones relacionados con el mundo de la bici, y en el que han participado más de 350 personas.

En este sentido, Calvet ha puesto en valor la labor de las entidades, administraciones y personas usuarias de la bicicleta "que han aportado su conocimiento y experiencia para que la bici se convierta en un activo en las políticas de movilidad del país", y han contribuido a que la Estrategia "sea una herramienta de país, de todos". La Estrategia de la Bicicleta 2025, "una herramienta completa y ambiciosa", ha dicho el consejero, "aspira a que la bicicleta sea para todos y llegue a todas partes".

Para hacer frente a la emergencia climática, la descarbonización de la movilidad, junto con la transición energética hacia las renovables y la economía circular, son claves. Y en este sentido, la bicicleta tiene un papel clave. Así, el consejero Damià Calvet ejemplificó: "Aumentar la cuota modal de la bicicleta hasta el 8% de los desplazamientos urbanos contribuiría a reducir las emisiones de 50.000 toneladas de CO2, 147 toneladas de NOx y 13 toneladas de partículas cada año".

De acuerdo con el Barómetro de la bicicleta 2018, hay 2,5 millones de personas en Cataluña que utilizan la bicicleta y, de éstas, 265.000, la utilizan a diario o casi. El número de usuarios se mantiene estable en los últimos años y se constata que la frecuencia de uso ha aumentado.

La Estrategia reúne políticas a implementar y un compromiso del Gobierno de la Generalitat, al tiempo que un conjunto de líneas para promocionar la bici por parte de otras administraciones, instituciones, empresas y organismos. La Estrategia tiene, pues, la voluntad que se adhieran para ayudar a esta transformación necesaria de la movilidad. Recoge ochenta acciones para que este medio de transporte contribuya a una sociedad más sostenible y saludable.

La bicicleta es positiva tanto para las personas usuarias individualmente, dado que es práctica, económica y buena para la salud y el estado de ánimo, como para la sociedad en su conjunto, ya que es respetuosa con el medio ambiente, ocupa poco espacio, no hace ruido y es un importante motor económico. Asimismo, la bicicleta ayuda a pacificar los entornos urbanos y la promoción de su uso está alineada con gran parte de los objetivos de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible de nuestras ciudades y comunidades: combatir el cambio climático, generar salud y bienestar y desarrollar servicios de transporte y actividades turísticas sostenibles, entre otros.

Este documento constituye una hoja de ruta que desarrolla tres ejes temáticos o pilares: promocionar una movilidad cotidiana en bicicleta, tanto en los entornos urbanos como metropolitanos, en complementariedad con el transporte público para las distancias más largas; impulsar este medio como elemento turístico, de ocio y deportivo, de forma segura teniendo en cuenta su alto potencial económico y, finalmente, mejorar la promoción, seguimiento y gobernanza de la bicicleta.

Una movilidad cotidiana más amable

Para lograr una movilidad cotidiana más amable, el documento que hoy se ha presentado establece como principal objetivo duplicar la cuota modal de la bicicleta para llegar a un 8% de los desplazamientos urbanos. En el caso de la ciudad de Barcelona, ​​donde se concentra la mayor parte de la movilidad, esto significa más que doblar la cuota actual, que es de cerca del 4%. La mitad de los nuevos desplazamientos provendrán de usuarios que dejarán el coche o la moto, lo que ahorrará anualmente la emisión a la atmósfera de 50.000 toneladas equivalentes de CO2.

La Estrategia plantea, por ello, estas políticas:

Garantizar la pedalabilitat en todas las áreas urbanas de forma continua y conectada, con actuaciones como ejecutar vías ciclistas y mejoras en infraestructuras, incrementar las plazas de aparcamiento para bicicletas en el espacio público; impulsar la incorporación en las normativas de edificación criterios para el fomento de la movilidad sostenible; y mejorar la distribución urbana de mercancías por medio de la bici.

Promover una circulación de bicicletas más segura, confortable y directa, con medidas como crear una comisión técnica interadministrativa de coordinación sobre infraestructura y seguridad; monitorizar la accidentalidad de los usuarios de la bicicleta o implantar pruebas piloto de buenas prácticas europeas de diseño en calzadas compartidas.

Interconectar las áreas urbanas y de actividad económica situadas en torno a los 10 kilómetros, por medio de un plan de infraestructuras de la red ciclable interurbana metropolitana o conurbada; ejecución de nuevas vías ciclistas en paralelo a actuaciones de mejora de carreteras, para conectar áreas urbanas y zonas de actividad económica o gestionar conjuntamente infraestructuras viarias y ciclistas en determinados corredores independientemente de su titularidad.

Impulsar la intermodalidad bicicleta-transporte público, con actuaciones como implantar aparcamientos seguros a los principales nodos de transporte público; implantar soluciones de bici pública o compartida en nodos de transporte público, especialmente de conexión a polígonos.


La bici, elemento turístico, de ocio y deportivo

Actualmente, el turismo, el ocio y el deporte son los principales motivos de uso de la bicicleta. Los tipos de actividades son diversas -paseo, cicloturismo de alforjas, ciclismo deportivo por carretera, ciclismo de montaña y cicloturismo deportivo- y aprovechan varios tipos de vías: vías verdes, caminos, carreteras, itinerarios locales o de más largo recorrido. Estas prácticas, además, tienen un elevado potencial económico. Por ejemplo, el cicloturismo de alforjas genera anualmente en Europa 2.300 millones de viajes y un impacto económico directo de 44.000 millones de euros.

Hay que potenciar el desarrollo de rutas locales y de largo recorrido, con un diseño respetuoso con el entorno y que tenga la cuenta la seguridad y la convivencia con el resto de usos que puedan tener. Y, en este sentido, es muy relevante la concertación y participación de los entes locales para la planificación y gestión de las rutas. El gran objetivo que la Estrategia se marca en este apartado es desarrollar 1.500 kilómetros de rutas cicloturísticas de largo recorrido.

Las líneas estratégicas en este apartado son:

Desarrollar una red de rutas cicloturísticas por caminos o vías ciclistas que abarquen el territorio catalán, con acciones como implantar nuevas rutas: InterCatalunya, EuroVelo 8, ruta de los largos y vías azules; desarrollar una red de rutas locales que complemente las de largo recorridos; ofrecer flotas de alquiler en las principales estaciones de transporte público en corredores cicloturísticos

Promover que las rutas sean confortables y seguras, con actuaciones como señalizar las rutas garantizando la coherencia en todo el territorio; crear el organismo de gestión y mantenimiento de rutas más adecuado en cada ámbito; o analizar buenas prácticas del transporte de bicicletas y posibles adaptaciones a los trenes y autobuses en zonas de actividad cicloturística

Poner en valor las rutas cicloturísticas para generar nuevas oportunidades de turismo sostenible y riqueza en el territorio, con acciones como crear una plataforma o planificador de rutas; potenciar sellos de calidad turística y de especialización; impulsar la creación de paquetes cicloturísticos específicos o aumentar la difusión internacional de rutas.

Mejorar la seguridad del cicloturismo y ciclismo deportivo en la carretera fomentando la convivencia entre todas las personas usuarias de la red; con medidas como mejorar la seguridad en carreteras locales con alta afluencia de ciclistas; implantar pruebas piloto de señalización dinámica; o adecuar la señalización de puertos de montaña y garantizar la existencia de servicios básicos complementarios.

Unir fuerzas para la bici

La voluntad de la Estrategia es unir fuerzas para una Cataluña ciclable y pedalada, para alcanzar un espacio público que permita la circulación segura y confortable en bicicleta, y potenciar y facilitar que la ciudadanía se desplace cada vez más en este medio. En este sentido, hay que internalizar la bicicleta en las diversas administraciones y sus políticas. La Estrategia plantea la necesidad de establecer un sistema de gobierno propio que trabaje más sectorialmente que los órganos tradicionales; este es el tercer eje del documento.

Los principales objetivos estratégicos de este apartado son:

Unir fuerzas de las diversas administraciones al servicio de la bicicleta, con acciones como potenciar la Mesa de la Bicicleta como órgano superior de gobernanza con representatividad de las diversas administraciones y entidades; impulsar cursos de formación; crear un portal web de referencia y continuar las iniciativas para promover el uso de la bici y compartir conocimiento.

Aumentar la inversión en políticas para la bicicleta, mediante acciones como el otorgamiento de subvenciones para construir vías ciclistas y aparcamiento seguros, para adquirir bicicletas; potenciar los sistemas de bicicleta compartida o promover la creación del clúster de la bicicleta para la competitividad e innovación del sector.

Conseguir que la bici tenga una imagen práctica, saludable, sostenible y atractiva, con actuaciones como la creación de campañas de sensibilización, la impulsa de iniciativas de movilidad inclusiva o la promoción de itinerarios saludables de proximidad.

Formar la ciudadanía en la circulación segura en bicicleta en convivencia con el resto de medios, en especial en las etapas educativas, mediante medidas como fomentar la pacificación de la movilidad de los entornos escolares; hacer cursos de formación; formar a los trabajadores y trabajadoras para utilizar este medio en el ámbito de la ciclologística.

El documento completo se puede consultar aquí: http://territori.gencat.cat/ca/03_infraestructures_i_mobilitat/bicicleta/ecb2025/

El consejero de Territorio y Sostenibilidad presenta la hoja de ruta para que la bicicleta sea protagonista de una movilidad más amable, sostenible y segura

[Volver a Noticias]

 
Calle de Anselm Clavé, 1 43004 Tarragona